Las barbas se quedan, pero las corbatas no: Ajustan las reglas para la reapertura

Luego de la polémica por la restricción de usar barba en los centros de trabajo para evitar el contagio de coronavirus, las autoridades sanitarias decidieron dar marcha atrás a esa decisión. Aunque mantienen una advertencia en el caso de corbatas y joyería.

La nueva redacción indica que las empresas sólo deben informar “a las personas trabajadoras que el uso de accesorios (joyería, corbatas) puede ser un reservatorio de virus y demás microorganismos”.

El pasado 17 de mayo el gobierno de México publicó los Lineamientos técnicos de seguridad sanitaria en el entorno laboral. El documento fue la primera guía que tuvieron las empresas para elaborar un protocolo de protección de su plantilla laboral y clientes.

Contar con ese protocolo es obligatorio para todo centro laboral que quiera llamar de vuelta a sus empleados. Inspectores de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) verificarán que las organizaciones cuenten con él y lo estén cumpliendo, según han informado las propias autoridades.

Esos primeros lineamientos, los del 17 de mayo, establecían que las empresas tuvieran reglas “para evitar el uso de joyería, corbatas, barba y bigote, toda vez que son reservorios de virus y demás microorganismos”.

La medida causó polémica y rechazo de algunos actores políticos que criticaron su pertinencia. Algunos señalaron que podría estarse afectando el derecho al libre desarrollo a la personalidad.

En el debate también estaba la postura de la comunalidad. Pues si bien cada persona tiene derecho sobre su cuerpo y apariencia, en momentos como los de una pandemia la vida de otras personas peligra por las decisiones que tome una sola.

Consultada al respecto, la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) sostuvo que esa regla no obstaculizaba ningún derecho.

“Como está planteado el lineamiento no incurre en una discriminación. Sin embargo, habrá que estar atentos a que las empresas no se aprovechen o malinterpreten esta medida para intervenir en la apariencia del personal, pues está prohibido desde la Constitución Mexicana”, indicó Adelina González Marín, directora de Promoción de Cultura y No Discriminación, del Conapred.

El 29 de mayo pasado la Secretaría de Salud (SSA) publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) los Lineamientos técnicos específicos para la reapertura de las actividades económicas, que sustituyen al documento anterior.

Estas nuevas reglas suprimieron la prohibición de las barbas. En el apartado de medidas administrativas u organizacionales ya no se menciona nada al respecto. Y sobre las joyas y las corbatas, no se impide expresamente, sólo se previene sobre los riesgos de usarlas.

Ajustes de la nueva normalidad

Otras de las medidas administrativas que tienen que tomarse en los negocios es promover y comunicar “una buena higiene respiratoria en el lugar de trabajo”. Es decir, el uso obligatorio del cubrebocas y que éste tape también la nariz. O toser y estornudar en un pañuelo de papel o en la parte interna del codo.

Otra de las reglas de la “nueva normalidad” será que los trabajadores no deben tocar los celulares de sus compañeros. Tampoco se deben compartir utensilios de cocina, o material de papelería, como plumas.

También es necesario que las organizaciones cuenten con un código de ética para la no discriminación de personas que hayan tenido Covid-19 o que hayan convivido con algún familiar sospechoso o confirmado.

También deben tener protocolos de limpieza y desinfección diaria de áreas, superficies, objetos de contacto y de uso común. Estos deben incluir el lavado con agua, jabón y desinfección con una solución de hipoclorito de sodio al 0.5 por ciento.

Escrito por: Blanca Juárez

Fuente: El Economista, https://factorcapitalhumano.com/leyes-y-gobierno/las-barbas-se-quedan-pero-las-corbatas-no-ajustan-las-reglas-para-la-reapertura/2020/06/

Artículos